Bienvenido a la Conspiración

Welcome to the N.H.K.
img source

La civilización ha avanzado de tal manera que las propuestas de ciencia ficción se van volviendo parte de nuestra contemporaneidad, no hay duda de ello. El Internet, los móviles, los videos en 4k a 60fps, todo es una explosión tecnológica de la que apenas podemos tomar un poco con ambas manos. Es en este punto de la historia de la humanidad en la que un fenómeno social está siendo cada vez mayor, un fenómeno que afecta principalmente a jóvenes. Hablamos de los NEET, los famosos ninis, cuyas cifras son cada vez más alarmantes. Se estima, que en ciertos países (principalmente desarrollados) la cantidad de NEETs en jóvenes de entre 15 y 29 años, ronda el 25%¹.

En este contexto, surge la propuesta de N.H.K. ni Yōkoso!  (Welcome to the NHK!), enfocándose a una ramificación más específica: los hikikomori (引き籠もり), individuos que han terminado por aislarse de casi todo contacto con el “exterior”. Pero vayamos por partes…

 

Welcome to the N.H.K.
img source

Welcome to the NHK! es un anime  del 2007, basado en la novela ligera homónima publicada cinco años antes, se enfoca en un cerrado número de personajes, teniendo como protagonista a Tatsuhiro Satō, un NEET que abandonó la universidad y vive encerrado en un pequeño departamento, del cual apenas sale cuando es necesario para reabastecerse de víveres. Sato es constantemente atormentado por el tema de un anime mahō shōjo, repetido hasta el cansancio por su vecino Kaoru Yamazaki. El plot toma cuerpo con la aparición de Misaki Nakahara, una excéntrica chica que nota la condición de Sato y está dispuesto a ayudarle.

Hablaré poco de la narrativa y las cuestiones técnicas de la serie, solamente para enfatizar en la excelente banda sonora que la acompaña, siendo, sin lugar a dudas, un elemento clave para el ambiente tan oscuro que la serie busca construir. Y es que, aunque aborde temas de la subcultura como lo moe y los juegos galge, en realidad su objetivo va por otro un camino mucho más centrado.  La famosa NHK (que en el mundo real es una radiodifusora) es el acrónimo de: Nippon Hikikomori Kyokai, es decir, la Asociación Japonesa de Hikikomoris.  Una asociación que -supuestamente- persigue a Sato, propiciándole un sinfin de dificultades con la finalidad de arruinarle la vida.

Welcome to the N.H.K
img source

¿Será que los seres humanos necesitan un camino previamente trazado por el cual transitar? La Sociedad se encarga de eso con el fin de retroalimentarse, primero la escuela, el trabajo, la familia, todo con sus respectivas normas, que vienen siendo como los señalamientos en una carretera, para que nadie se pierda. A pesar de eso, hay quienes tienden a “descarrilarse”, pierden el faro y quedan naufragando entre las comodidades (léase: Decadencia) de la misma Sociedad, la misma que les tenía un camino trazado es la misma que les extiende las maneras para aislarse.  El punto crítico, es que el hikikomori no hace ruptura de las convenciones como lo haría un pionero, no lo hace por el desarrollo personalidad ni la búsqueda de su autenticidad, es más un estancamiento, como una foto en barrido en la que se elimina todo contacto con la gente que no sea a través de una caja receptora, llámese televisor, computadora, dispositivo móvil, etc. Otra reflexión que se puede inferir con el argumento de la serie, es la del famoso progreso del que tanto hace hincapié el sistema capitalista, el avanzar hacia “algo mejor”, arrastrados por los medios y la tecnología, ¿el individuo es capaz de avanzar al mismo ritmo? El devenir del mundo no es necesariamente igual al devenir de la persona.

 

Welcome to the NHK! habla de la soledad, no como determinación física, sino como condición psicológica, esa situación en la que, aún rodeado de personas, el individuo se siente totalmente solo, no obstante, con el anhelo de conseguir acercarse, mucho de aquello puede relacionarse con el Dilema del Erizo, y este es un buen ejemplo de él, poéticamente, podemos retomar el fragmento de Dámaso Alonso, que dice:

Oh Dios, no me atormentes más, dime qué significan estos
monstruos que me rodean y este espanto íntimo que hacia ti gime en la noche.

Welcome to the N.H.K.
img source

 

Otro de los fenómenos hábilmente tratado en este anime es el que concierne a la satisfacción a costa del otro. La satisfacción que existe al ver al otro aunque sea un tanto más desgraciado que uno, y no tanto por burla o venganza, sino por tranquilidad propia, a saber, autocompasión: “Yo no estoy tan mal”. Acercándonos un poco a lo sartriano, si hablamos del Ser en la otredad, entonces hablaríamos de un Ser a partir de la desgracia del otro, un Ser devorador de otros. Así vemos a Misaki hallar sentido de su propia existencia gracias a que considera a Satou como una persona aún más inútil que ella, y retomo, no se trata de una burla, sino de sentirse mejor porque el otro es peor (si se me permite el uso de tal axiología).

 

Welcome to the N.H.KPero tampoco podemos hablar de la persecusión de la felicidad como fin último, de entrada porque quién sabe qué rayos sea eso, es más un constructo idílico que apoya la tesis de la carretera que anteriormente comentábamos. Muchas veces lo malo ni siquiera es lo nocivo o peligroso para el yo, sino, por el contrario, algo que este desea y que le procura placer².
De hecho, hay un momento en la serie en el que parece que las cosas se reacomodan en la vida de Sato, por ejemplo, sale de casa, tiene metas y amistades… Elementos que le van dando un poco de tranquilidad, pero que, irónicamente genera una sombra de inquietud: Algo no está bien, algo tiene que estar mal. ¿Por qué es incapaz de aceptar el cambio? ¿No se siente digno de merecerlo? O tal vez no llega a eso, sino que es un mero estado de alerta causado por el desconocimiento de la situación. La “felicidad” (sea lo que sea) resulta un momentum tan ajeno al individuo que le causa temor.

 

Finalmente, Sato está convencido de que hay una organización maligna dedicada a frustrar todos sus planes, que ejerce control sobre todas las cosas. Sí, es la NHK que intenta destruirlo a como dé lugar. La Nippon Hikikomori Kyokai es la razón de todos los males, es la causa de todos los accidentes y errores, es el motivo de todos los miedos. Son las pesadillas y el azar. El espectador comprenderá que la serie no miente, la NHK sí es la causa de todo aquello porque la NHK lo es todo, es el Yo y es la vida misma; La Voluntad, si nos queremos poner schopenhauerianos. Es la determinación causal definitiva, aquello de lo que no se puede escapar. Bienvenidos a la Conspiración 😈